jueves, 29 de diciembre de 2016

XII

Yo debería poder manejar esto. Yo sé. Debería ser una experta. Debería poder hacerlo con naturalidad, como quien lleva toda una vida lidiando con el mismo tema y ya no le teme sino que lo domina. Soluciona.

Pero nunca supe. Aún no sé.

Pasé todo el año intentando enfrentarlo en mí misma, lográndolo sólo de vez en cuando. En esos pocos ratos en los que no me oprimía el pecho impidiéndome respirar. En esos pocos ratos en los que sentí algo de paz, aunque fuera efímera y la consciencia no me permitiera ver más allá.

Y ahora te está pasando a ti. Igual. 
Mentira, peor. Mucho peor. 
Y yo tengo que ser fuerte por ambas. Tengo que guiarte. 
Pero estoy fallando. Una y otra vez.

Yo no estaba lista para esto. 
De todas las veces, de todos los infortunios y situaciones inesperadas, ésta me está ganando. El miedo me está ganando. Ese mismo que tienes tú. Sólo que no te lo digo.

Es que te estás alejando de mí. De todo lo que somos. Lento pero seguro, poco a poco, sin darte cuenta. 
Yo sólo quiero que vuelvas y podamos olvidar que esto sucedió. 
Vuelve, anda. Deshaz esto. Esta mierda sobre la que ninguna de las dos tiene control.

Un año debió haber sido suficiente, pero ya van dos. Y no sé de dónde sacar más fuerzas.
Te estoy fallando. Una y otra vez. 

Y sí lo estoy intentando, en serio, te lo prometo. Esta vez parece no ser suficiente.