domingo, 22 de enero de 2012

De amores

Este post lo tenía pendiente desde hace por lo menos un año pero por alguna razón lo había postergado, siempre se me hace más fácil escribir de las cosas que me molestan por aquello de que tengo un talento increíble para insultar. Pero vamos a empezar el 2012 con buen pie y si después se acaba el mundo qué carajo.

Es hora de dedicarle un poquito de tiempo a las cosas bonitas de la cotidianidad. Porque todo el mundo tiene pequeñeces que logran crear inmediata felicidad, aquí va mi lista de cosas amadas (Gran novedad Sofía escribiendo listas):

-Amo el color rojo y a Jorge Drexler. (Es mejor empezar por lo obvio)
-Amo tener una excusa para ponerme tacones y crecer 15 cm.
-Amo mi cama matrimonial, en la que duermo diagonalmente por aquello de evitar los lados fríos.
-Amo decidir nombres para mi perro gigante imaginario. (Rocco siempre termina siendo mi favorito)
-Amo las arepitas dulces de mi mamá y las tortas de mi nana.
-Amo mi pie de limón, aunque tenga siglos sin hacerlo.
-Amo tener una paca de libros por leer, películas por ver y música por escuchar. Descubrirlos de a poquito y con gusto es una sensación increíble.
-Amo decir cosas imprudentes delante de doñas cafetaleras y mesoneros testigos de jehová.
-Amo escribir, más de lo que admito.
-Amo pintarme las uñas de (varios) colores llamativos.
-Amo mi pelo anarquista y no tener que peinarlo nunca.
-Amo el vino blanco y el tequila.
-Amo manejar (e insultar como camionero a quien se atraviese)
-Amo mis secretos a voces, esos que deben ser compartidos por aquello de lo bonito.
-Amo mis tatuajes venideros.
-Amo a mi mamá.

Recordar lo amado como mantra para empezar bien el año, o la semana.

Punto.