jueves, 29 de diciembre de 2011

De viajes

Notes-to-self:

-Por alguna razón los aeropuertos dan a los venezolanos una creatividad interesante, sobre todo los internacionales. La clase media asciende repentinamente, con tacones y bufandas, un domingo a las 6 de la mañana esperando en cola para montarse en un vuelo de 6 horas. Y obviamente, nunca va a faltar el pendejo de los lentes de sol, aunque aún no haya amanecido del todo y tenga días lloviendo. 
La gente cree que tiene más plata cuando está en los aeropuertos, aunque tengan tres años ahorrando para viajar, ellos son la élite y eso es cool.

-Un viaje no inicia oficialmente hasta que le dices cuatro vainas, en español, al primer gringo que te habló feo (o eso te inventas). Por aquello de no perder la costumbre. 

-Se hace mucho más factible pedir deseos al ver pelirrojos de lejos (o ver pelirrojos en general). Gracias a la comunidad colorada por todos los deseos que he podido pedir… Aún no se cumplen, muevan el culo.


-No se atreva usted a mencionar de dónde es delante de extranjeros, porque Chávez saldrá a relucir en segundos y está usted de vacaciones, no quiere hablar de cosas así de pavosas. 

-Mi carisma con los funcionarios públicos parece ser internacional, porque me han tocado unos hiper panas. Eso no evitará que consideren la posibilidad de que trabajo como mula o terrorista encubierta, así que no hay que hablar demasiado. 

-Aquí todo el mundo pide permiso y se disculpa para todo, empiezo a pensar que puedes empujar a alguien deliberadamente, disculparte, lanzar un besito y no sucederá nada. 

-When in doubt, nunca te van a tocar los extranjeros papis al lado en el avión. Nunca. La vieja que ronca, esa va a ser tu fiel compañera. Si por algún error en el universo te toca uno, no te preocupes, seguro es gay y el novio va a pedir que le cambies el asiento. 

-El parque de Harry Potter es aún más asombroso de lo que cualquiera pueda describir. 

-Gracias miles a @Cristi_up por la belleza de franela que me regaló. Blog y yo, ambos altamente agradecidos.

-Hago más listas de las necesarias

Última parada en la gira mundial: Maracaibrow

Punto.
Pronto, pronto.

sábado, 24 de diciembre de 2011

De Jorges

No voy a ver a Jorge Drexler en concierto en Febrero y eso rompe mi corazón en maneras totalmente nuevas y antes inimaginables. 

No, no voy.

No, no quiero ver sus cochinas entradas ni saber que van a verlo en primera fila.
Nadie va a tripearse ese concierto como yo lo hubiera hecho, yo sé. Yo soy la enfermita que le escribió dos veces al manager jalándole para que vinieran, convenciéndolo de que las arepas eran buenísimas.
Ojalá se llene demasiado, para que le queden ganas de volver pronto.

Cosas que pasan, Jorge te amo.

Punto.