viernes, 13 de mayo de 2011

Hay. Que. Aguantar.

Venía acá a escribir de cualquier cosa, pero es hora de enseriarse, de sincerarse. Porque llevo 8 meses echándole un camión al proyecto más complicado que me he planteado en mi (corta) vida.

Yo sé, que una carrera no es cualquier cosa. Yo sé, que todo el mundo me dijo que iba a ser difícil; que las cosas no me van a salir bien la primera vez, yo sé. Me lo dijeron tú, y unas 100 personas más; me preguntaron que si estaba segura, si eso era lo mío. Y mira no, segura no estoy, pero no le creo a esa gente que está 100% segura y orgullosa de lo que está haciendo, me parecen ganas de engañarse sin necesidad.

También sé que todos conocen a Fulanito, el que se graduó en 3 años y al mismo tiempo daba clases, Megaultrasummacumlaude, consiguió trabajo en la NASA y la cura para el SIDA; y no, no quiero ser como él, seguro vive con su mamá porque más nadie lo quiere, dejen el intenseo.

Eso de que la universidad no es cualquier cosa es verdad, solo que yo me negaba a creerlo; entonces aquí ando, nueveando a cada rato, en constante modo de ensayo y error hasta que aprenda. Sintiéndome grande pero actuando como liceísta mega mística, ya se me pasará.

Solo pido tiempo, paciencia, que-dejen-la-ladillita-de-preguntarme-si-estoy-reventando, si digo que ahí voy I FUCKING MEAN IT. Porque no está siendo nada fácil y me da ganitas de escupirles un ojito por intensitos :)

Ese es el punto, por si se preguntaban que sucedía con mi verborrea constante, en esas ando. No es taaaaaaan malo, pero en vísperas de semana 4 cualquier cosa es fea.

Ahí voy.

Punto.