sábado, 16 de abril de 2011

T I E M P O

Aprovechar el tiempo.
A p r o v e c h a r e l t i e m p o .
Aprovechar. El. Tiempo.

Ya he escrito de ésto verdad?
Pero es que, realmente, qué es aprovechar el tiempo?

*Inserte aquí charla sin sentido de mínimo 15 min sobre el tiempo*
*Inserte aquí anécdota que considere un poco chistosa de como nunca he sabido aprovecharlo*

Y así se me fueron (se me están yendo) 3 semanas de vacaciones sin hacer ni la mitad de las cosas que tenía que hacer.

Vi como 10 películas de la lista de 60 y leí una página de los 3 libros que moría por empezar, no he teñido los dos pares de zapatos que me moría por renovar, ni he descubierto a donde lleva esa calle por la que NUNCA hay cola en las mañanas caóticas. Y visité el blog como 2 veces -Boo, you whore!-
(En mi defensa casi termino la primera temporada de Mad Men)

En definitiva, yo no sirvo con tiempo libre, el tiempo libre no me funciona. Tengo que estar full con mil cosas y 3 horas diarias de sueño para poder hacerlo todo bien.
Y aunque me repita mil veces que no se trabajar bajo presión es la única manera en la que todo sale.
Afortunada yo que en la universidad me presionan bello :)

Necesito no tener tiempo libre para quejarme de lo mucho que me explotan y de como me encantaría tener tiempo libre. La loca, así.

Y ahora me quejo con propiedad porque las vacaciones se me acabaron y yo no hice nada. N A D A.

Es más, hice tanto nada que batí mi record de más horas sin dormir y más horas durmiendo.

Ay olviden todo ésto, soy la merma.

Que vieja quejona

Punto.

lunes, 4 de abril de 2011

A lo mejor era superdotada

Cuando tenía como 11 me quedé a dormir en casa de mi madrina. He de admitir que siempre he sido una cobarde y esa noche en particular estaba durmiendo en un cuarto al otro lado de la casa, sola.

Me imagino que me asusté con algo a mitad del asunto y fui a tocarle la puerta, ella estaba escuchando la radio, de esas emisoras AM de las que no se cansa; le dije que tenía miedo esperando que me dijera que me quedara con ella, pero no, me dio un libro y me dijo que leyera hasta que me quedara dormida.

Así fue como me leí "El Alquimista"de Paulo Coelho en una madrugada. Y mira que yo odio a Paulo Coelho. Aún creo que esa noche es la culpable de mi existencialismo. En definitiva darle a una prepuberta un libro hippie a esas horas no fue tan buena idea.

No le haga esa crueldad a nadie, tenga corazón. Sino sufra las consecuencias, míreme a mi. :)

Punto.