lunes, 15 de noviembre de 2010

De aclaratorias

Durante toda mi vida mi cabello ha sido motivo de todo tipo de comentarios y caras, de cualquiera a quien pareciera (no) importarle un poco el tema:
"Sofía, pasáte un cepillito miamorr", "Pero...tú no tienes buen cabello"

Desde alisadores, cremas para peinar, secadores, planchas, de todo me lo recomendaban. Porque pobresita, ella tenía el cabello rizado y no liso. Y cuando me lo secaba volaban los halagos y los "Ay deberías dejártelo así".

Pues este es el manifiesto de un cabello amotinado. Sí señores, amotinado! Hoy mi cabello se declara BELLO ante la sociedad. Sí, está esponjado; no, no me peino; sí, así me gusta; no, no es tu problema.

Porque estar peinado está sobreestimado y porque me declaro rebelde a no-sé-qué. No sé quien se inventó que el cabello sólo se ve bien liso. Un poco dramático y todo, pero la gente necesita amarse como es, y yo AMO mi cabello, así tal cual. Y si me lo seco es porque me provocó, nojoda.

Me gustaría verlos con unos buenos rulos montados.

Punto.